ENCICLICA FRATELLI TUTTI, papa Francisco, 3 de octubre de 2020

CAP. 7 CAMINOS DE REENCUENTRO

Te invitamos a leer algunos pasajes del capitulo septimo de la Encíclica “Fratelli tutti” acerca del tema del AMOR, como posibilidad de CONSTRUIR LA PAZ en nuestro mundo.

  1. En muchos lugares del mundo hacen falta caminos de paz que lleven a cicatrizar las heridas, SE NECESITAN ARTESANOS DE PAZ dispuestos a generar procesos de sanación y de reencuentro con ingenio y audacia.

 

  1. Reencuentro no significa volver a un momento anterior a los conflictos. Con el tiempo todos hemos cambiado. El dolor y los enfrentamientos nos han transformado. (…) Les hace falta aprender a cultivar una memoria penitencial, capaz de asumir el pasado para liberar el futuro de las propias insatisfacciones, confusiones o proyecciones.
  2. No se trata de proponer un perdón renunciando a los propios derechos ante un poderoso corrupto, ante un criminal o ante alguien que degrada nuestra dignidad. Estamos llamados a amar a todos, sin excepción, pero amar a un opresor no es consentir que siga siendo así; tampoco es hacerle pensar que lo que él hace es aceptable. Al contrario, amarlo bien es buscar de distintas maneras que deje de oprimir, es quitarle ese poder que no sabe utilizar y que lo desfigura como ser humano. Perdonar no quiere decir permitir que sigan pisoteando la propia dignidad y la de los demás, o dejar que un criminal continúe haciendo daño.

 

Algunas preguntas para reflexionar…

¿Cuántas veces has tenido problemas con una persona, has discutido, se han peleado? ¿Cuál sentimiento nació en tu corazón?

¿Has experimentado en tu vida el odio hacía otra persona? ¿Cuándo? ¿Con quién? ¿Cómo te hacía sentir? ¿Encontraste la paz?

¿Cuántas veces en tu vida has sentido el deseo de venganza, hacerla pagar a la otra persona, desear que sufra como sufriste tu? ¿Estás seguro que este es el camino que lleva a la paz interior y a la tranquilidad?

El papa nos invita a SER ARTESANOS DE PAZ ¿Qué querrá decir con esta expresión? ¿Cómo, en nuestra vida cotidiana, podemos ser “artesanos de paz”?

  1. La clave está en no hacerlo para alimentar una ira que enferma el alma personal y el alma de nuestro pueblo, o por una necesidad enfermiza de destruir al otro que desata una carrera de venganza. Nadie alcanza la paz interior ni se reconcilia con la vida de esa manera.
  2. Es cierto que «no es tarea fácil superar el amargo legado de injusticias, hostilidad y desconfianza que dejó el conflicto. Esto sólo se puede conseguir venciendo el mal con el bien (cf. Rm 12,21) y mediante el cultivo de las virtudes que favorecen la reconciliación, la solidaridad y la paz». De ese modo, «quien cultiva la bondad en su interior recibe a cambio una conciencia tranquila, una alegría profunda aun en medio de las dificultades y de las incomprensiones. Incluso ante las ofensas recibidas, la bondad no es debilidad, sino auténtica fuerza, capaz de renunciar a la venganza».