ENCICLICA FRATELLI TUTTI, papa Francisco, 3 de octubre de 2020

CAP. 4 UN CORAZÓN ABIERTO AL MUNDO ENTERO

Te invitamos a leer algunos pasajes del cuarto capítulo de la Encíclica “Fratelli tutti” acerca del tema: ESCUCHA de quien es “otro”…

  1. La llegada de personas diferentes, que proceden de un contexto vital y cultural distinto, se convierte en un don, porque «las historias de los migrantes también son historias de encuentro entre personas y entre culturas: para las comunidades y las sociedades a las que llegan son una oportunidad de enriquecimiento y de desarrollo humano integral de todos». Por esto «pido especialmente a los jóvenes que no caigan en las redes de quienes quieren enfrentarlos a otros jóvenes que llegan a sus países, haciéndolos ver como seres peligrosos y como si no tuvieran la misma inalienable dignidad de todo ser humano».
  1. Por otra parte, cuando se acoge de corazón a la persona diferente, se le permite seguir siendo ella misma, al tiempo que se le da la posibilidad de un nuevo desarrollo. (…)

No se puede ignorar el riesgo de terminar víctimas de una esclerosis cultural. Para ello «tenemos necesidad de comunicarnos, de descubrir las riquezas de cada uno, de valorar lo que nos une y ver las diferencias como oportunidades de crecimiento en el respeto de todos. Se necesita un diálogo paciente y confiado, para que las personas, las familias y las comunidades puedan transmitir los valores de su propia cultura y acoger lo que hay de bueno en la experiencia de los demás».

  1. (…) En todo caso, «siempre hay que ampliar la mirada para reconocer un bien mayor que nos beneficiará a todos.
  2. Hay narcisismos localistas que no son un sano amor al propio pueblo y a su cultura. Esconden un espíritu cerrado que, por cierta inseguridad y temor al otro, prefiere crear murallas defensivas para preservarse a sí mismo. (…) Ese localismo se clausura obsesivamente en unas pocas ideas, costumbres y seguridades, incapaz de admiración frente a la multitud de posibilidades y de belleza que ofrece el mundo entero, y carente de una solidaridad auténtica y generosa.
  3. (…) Una adecuada y auténtica apertura al mundo supone la capacidad de abrirse al vecino, en una familia de naciones. La integración cultural, económica y política con los pueblos cercanos debería estar acompañada por un proceso educativo que promueva el valor del amor al vecino, primer ejercicio indispensable para lograr una sana integración universal.
  4. (…) Pero las visiones individualistas se traducen en las relaciones entre países. El riesgo de vivir cuidándonos unos de otros, viendo a los demás como competidores o enemigos peligrosos, se traslada a la relación con los pueblos de la región. Quizás fuimos educados en ese miedo y en esa desconfianza.

Algunas preguntas para reflexionar…

¿Cómo vives la relación con quien es diferente, no es de tu pueblo, cultura, nación?

¿Te parece que la reflexión que hace el papa Francisco acerca de las migraciones y encuentro de culturas es buena?

¿El encuentro de personas o encuentro de culturas es para ti una amenaza o una oportunidad? ¿Por qué?

¿Cuánto es importante en el encuentro con el otro la escucha?

¿Cuántas veces no tenemos tiempo para parar y escuchar a la otra persona que quiere compartir su historia, sus preocupaciones o logros, su forma de ser y mirar al mundo?

¿Cómo te sientes cuando vas donde un amigo o profesor para hablar y compartir tu vida y no te sientes acogido y escuchado?